Millones de personas han decidido comprar tablets. Y es que este dispositivo electrónico tiene muchas ventajas. Una tablet cubre las necesidades del 90% de los usuarios. Puedes navegar por Internet, consultar el correo electrónico, chequear tus redes sociales, etc. Puedes poner en ellas muchas aplicaciones.

Otra ventaja es que se inician muy rápido. Una de las cosas que más odiamos de los ordenadores tradicionales de mesa y los portátiles que usan Windows es su lentitud de inicio. En algunos casos, pueden pasar minutos. Esto impide que puedan ser usados para tareas simples como, por ejemplo, leer un correo. En este sentido las tablets son perfectas.

Puedes moverlas de un lado a otro sin problemas. Y algunas pueden incluso llevar la conexión de Internet de un sitio a otro. Son dispositivos más manejables que cualquier portátil, porque bueno, son más pequeñas.

Son muy sencillas de usar. Su configuración no es tan compleja como la de un ordenador, lo que supone una ventaja para algunos usuarios. Hay personas, sobre todo mayores, que se enredan con los ordenadores porque los consideran muy enredados. En fin, que las tablets son muy cómodas, así que puedes comprarte una para tu vida diaria.