Pocos urbanos de nacimiento, gustan de ir a trabajar en los campos, o sea en la regiones rurales, donde normalmente son sembrados todos los cultivos que ingerimos a diario. Muchos piensan que lo más fácil es dedicarse al trabajo de oficina, pero si todos nos concentramos en el área metropolitana, que sería del sector agrícola y por ende de nuestra alimentación.

Las frutas encabezan los listados cuando se habla de tierra fértil y de siembra efectiva, ya que son ellas, por poseer muchas vitaminas y por ende propiedades nutritivas, son consumidas y buscadas por millones de personas que les agrada este alimento.

Vivir y sentir la experiencia de plantar un árbol frutal con nuestras propias manos, es una experiencia sin precedentes, significa que si no abandonas el sueño de verlo crecer, estás haciendo un gesto incalculable de humanidad y créeme que saber qué hiciste un bien con tus propias manos y esfuerzo, solo tiene comparación con pocos cosas en el mundo espiritual.

Las personas que siembran frutas siempre tratan por todos los medios de mantener los productos que recolectan, sanos y frescos para su posterior comercio, o incluso exportación de los mismos.

Según el diccionario de la Real Academia Española, la definición de fruta solo menciona que es un fruto comestible obtenido de plantas cultivadas, pero en realidad sabemos que es un poco más abarcador que esto ya que también pueden ser de árboles silvestres, además que por sus sabores a veces dulces, en ocasiones más ácido, se consumen en su propia forma natural, en jugos o en postres, otras frutas suelen someterse a procesos de cocción para así elaborar distintos platos típicos.

En la agricultura se consideran árboles frutales a los que tienen como frutos, las peras, manzanas, melocotones, cerezas, limones, mandarinas, bananas o plátanos, mangos, fruta bomba o papaya, naranjas, guayabas, chirimoyas, higos, entre muchísimos otros, también están los arbustos frutales, por ejemplo el arándano, la frambuesa y otro y las llamadas plantas herbáceas de donde proviene la frutilla y las ricas fresas.

En fin que las frutas son en gran medida portadoras de fibras, antioxidantes, vitaminas y nutrientes que muy bien regulan y nos ayudan a un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Debes de saber que consumir grandes cantidades de frutas, nos ayuda a mantener una piel hidratada y potencian en gran medida que nuestro sistema digestivo tenga un correcto funcionamiento.