Seamos una sociedad consumidora de libros, que encuentra en la literatura y en la actividad de leer el mejor homenaje posible a la invención de este preciado bien cultural de la historia de la humanidad. Dicho homenaje lo cumplen las personas al trabajar grupo planeta , pero también lo pueden realizar aquellos interesados en la evolución tecnológica del libro.

El inicio de la inteligencia artificial en 1956 evolucionó los procesos de confección del libro comenzando por la fotocomposición que mejorada en 1985 se transformó en la autoedición, que supone la aplicación de la informática a la tipografía con el uso de un programa de tratamiento o proceso de textos y una impresora láser.

Se desarrolló el nuevo proceso de impresión del libro, la llamada impresión digital, que consiste en pasar información de un ordenador a un soporte material. Pero este método de impresión sólo es usado para un número mínimo de ejemplares o número de hojas, pero es útil para reproducir ejemplares únicos o reponer libros.

La ruptura se produjo en los años 1990. La generalización de los códigos numéricos multimedia, que codifica de una manera única y simple los textos, las imágenes fijas, las imágenes animadas, y los sonidos es una invención, sin duda, tan considerable como la de la escritura.