La escuela de teatro valencia es una de las más completas del país. El sistema de enseñanza que ofrece esta escuela es uno de los más complejos de su tipo. Uno puede acceder a toda esa información y decidir si tiene tiempo y energía para someterse a un entrenamiento complejo. Ser actor no es un juego, como uno sueña de niño, es una carrera que se empieza y nunca se termina.

Cuando está dispuesto a todos los sacrificios que hacen los actores en sus carreras entonces debe enfocarse en conseguir un buen sitio para estudiar. De lo contrario será una pérdida de tiempo y dinero.

La fundación Shakespeare es una buena opción tanto para aquellos que dan sus primeros pasos en la actuación como para los que quieren consolidad sus conocimientos y técnicas. Ahí se trabajan muchas aristas de la actuación tanto desde la teoría como desde la práctica. Los profesores están muy buen preparados y tiene mucho prestigio como docentes.

Uno está en buenas manos en estos cursos. Además, de ahí pueden surgir oportunidades de trabajo en el futuro. Porque un actor desempleado es un cliché que uno no quisiera vivir. En este mundo no se puede perder tiempo.