Las ONGs se han vuelto una nueva forma de sociedad donde todos podemos aportar un pedacito de nuestro tiempo o los recursos en aras de ayudar o contribuir con causas sociales justas.

Las grandes ONG ya tiene todo un sistema de colaboración para crear sistemas de ayudas a países necesitados, pero existen muchas de tipo mediana que se especializan en sectores como la agricultura o la salud o los temas de género e igualdad sociedal.

Estas organizaciones no gubernamentales han representado un vía de redirigir fondos económicos que corren el riesgo de perderse en inversiones individualistas o en un simple despilfarro.

También han proporcionado estudios e investigaciones que han posibilitado visibilizar temas hasta ahora no tratados. La seriedad que le ofrecen algunas de estas organizaciones a las investigaciones de campo constituye verdaderas aportes a las ciencias sociales.

La no dependencia de aparatos tan complicados como pueden ser los esquemas de gobiernos, hacen a las ONG vulnerables en cuanto a desfalcos pero también las hacen ágiles en cuanto a observar resultados.