Me atrevería a decir que todos los fotógrafos están apasionados por su profesión. Al menos los que yo conozco me lo han demostrado, entre ellos, fotógrafo para bodas. Ser fotógrafo es, además de una profesión, un estilo de vida.

Estudios recientes han informado que en un fututo cercano una de las profesiones más importantes en todo el mundo será la de fotógrafo. Otra buena razón para serlo es poder llevar tu cámara a todos lados sin que parezcas un loco. Parece una tontería, pero es un buen argumento. Tendrás una profesión útil, respetada y fundamental en muchas empresas. Eso sí, para ser fotógrafo debes saber lo que haces, no se trata de tener una cámara en mano y apretar el obturador sin control. Debes querer y sentir cada foto. Si es necesario que te tumbes en el suelo o te subas a un árbol para sacar la mejor captura, debes hacerlo. De hecho, muchos fotógrafos han arriesgado sus vidas con tal de sacar la mejor fotografía.

Nada, que los fotógrafos se levantan pensado en fotos y se acuestan pensando en fotos. Si amas esto, pues tu carrera será muy satisfactoria.