¿Sabías que muchos de esos actores y actrices que ves hoy llenos de fama, millonarios, con muchas casas, coches, barcos, y hasta islas privadas fueron niños con escasos recursos? Podría nombrarte varios de ellos, pero no quiero caer en esos detalles. Este post va de opinar que estudiar arte dramático puede ser el comienzo de un camino próspero y lleno de bienestar. Sé que estarás pensando que muchos actores caen en depresión y se frustran por no obtener buenos papeles y no conseguir la fama, pero también piensa en esos otros que han podido darles a sus familias lo que nunca pensaron que podrían.

Ser bueno en el mundo de la actuación depende de muchos factores, entre ellos, el talento que nace con la persona, los estudios, la escuela donde estudie, los profesores, el sacrificio, la voluntad, la dedicación, el trabajo y también voy a darle algo de crédito a la buena suerte. No obstante, si de verdad quieres ser un gran actor o actriz y luchas por serlo, puedes llegar lejos. Recuerda que muchas personas lo han logrado, ¿por qué no habrías tú de hacerlo?